poesía

La realidad: Un axioma sin cura

Carta del inconsciente:

Y sin mí tú no existes

La conciencia pregunta a diario. ¿Por qué mi existencia?
Somos realidad, aunque cuenta no se dé.
Somos todo lo que hay, le digo.
¿Qué hay? Hay de todo
¿Qué es todo? No es nada
Querida conciencia,
la entrada a mí es la salida
De toda tu realidad.
Mi realidad es un contenido sin cordura
La paradoja de tu vida es la paradoja de mi muerte
Estamos juntas hasta en los confines
Nuestra atracción es polaridad pura
Hay tanto caos en el vacío del que no sabes
Hay renacimiento de vidas, vidas de muertes y
muertes renacidas
Nuestros confines se besan, ellos se aman
Nuestros inicios y finales son amor perenne
¿A dónde van? ¿De dónde vienen?
Carne mía, conciencia mía.
La realidad es todo lo que hay y todo lo que queda
Vivo mientras tu duermes,
Toda realidad tuya es irrealidad mía
Puedo destruirte para la luz o
Puedo construir para la densa oscuridad,
No tengo cordura para ti
Si, tú, conciencia mía que lees mis letras,
Ya me conoces, no hay sentido en lo que digo
De eso te encargas tu, yo desconozco
tu cordura y locura. Aunque, te pido
No razones mucho, simplemente nos sentimos
Nos amamos, somos uno, somos parte del Todo.
Estamos juntos porque hay crueldad y bondad
Nos abrazamos entre el orden y el desorden
Y ay de ti, conciencia mía. Ay de ti sin mí
Soy la locura de tu cordura
Y sin mí tu no existes
Importantes preguntas haces,
Yace simplicidad en su importancia,
La complejidad de su respuesta nace
En el tormento que aleja al silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s