poesía

Grandes ojos, grandes tristezas.

Díganle a la tierra que es un paraíso estar en su infierno.

Miro en mi reflejo y veo sombras.
Sombras tenebrosas risueñas
Que se burlan de mí.
Me dicen que cierre los ojos
¿Quién entenderá la belleza?
Miro mis ojos abiertos
Cuando caen al agua sin aviso
Puedo introducirme a buscarlos
Sin embargo mis fuerzas he perdido
Mis sueños han despertado
Y mis ojos han caído
Mi bendición de no mirarme,
Mi maldición de no ver
Esta vista en este reflejo
No ha quitado lo que hay.
Díganle a la tierra que es un paraíso
Estar en su infierno
No quiero dormir pensando
En que no despertaré,
En que sólo lloré hasta mis ojos hundirse
Y que no viví el paraíso que había heredado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s