filosofía

Encuentro de perdición

Te encontré a ti porque me perdí a mí

Había tormentos, vientos huracanados.
Era la perdición que llamaba a la puerta
Parecía un placer sin euforia
Densas oscuridades me cubrían.
Me sentía que allí nací para morir
Allí nací para permanecer
Allí nací para perderme
Porque sin búsqueda no hay perdido
Fue cuando te encontré a ti dentro de mí
Eras sereno y otorgabas paz
Te amé tanto porque
Solo tus pisadas dejaron huellas
Solo tus manos quitaron heridas
Te encontré a ti porque me perdí a mí
Porque había que encontrarte.
Sin ti la vida es vacía y banal,
Llena de dolores y sufrimientos
Eres el despertar de mis sueños
Dejarme perder era necesario
Para dejarme encontrarte
Soplas mi espíritu y alma.
Ahora el cuerpo pesa más,
Él rebosa de tristezas y clamores.
Te amé tanto porque mi espalda se alivió
con tus abrazos sinceros y eternos;
No existe peor tortura que el vacío por falta tuya
No hay como tu que me hallas
antes de hallarte cuando se extravía mi cordura
Porque mi plenitud está contigo,
mis aflicciones se pierden.
Entonces cuando soy débil, entonces soy fuerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s