poesía

Grandes ojos, grandes tristezas.

Nos siguen conmoviendo los ojos, ellos hablan solos con destellos de gracia que proviene del alma. Nos fascina porque nos habla en el silencio, y es cuando mejor lo hace.